skip to Main Content

Para ser escritora se necesita un poco más que nacer con el don de la escritura. Creérselo es, quizás, un paso casi tan importante. A mí, el grupo de novela me ha servido para reconocerme en mis compañeras. Escucharlas, con la pertinente guia y método de Lolita, me ha enseñado a escucharme. Y, por ende, a expresarme. Desde que estoy en el curso me sorprendo a mí misma escribiendo poesía, cuentos y un libro que jamás pensé que emprendería. Muy recomendable.

Back To Top