Saltear al contenido principal
Foto: Marcela Zárate

Me llamo Lolita Bosch, soy escritora y activista por la paz, autora de más de 80 libros y desde hace años trabajo en la investigación, creación y mejora de un método de autoaprendizaje literaio. Porque después de acompañar a cientos de alumnas y alumnos de todo el mundo en su proceso creativo, estoy convencida de que escribir es una manera de pensar que se aprende. Aquí cuento cómo y por qué.

He presentado este método y sus resultados en universidades como Harvard (USA) o Saint Andrews (Escocia) y en centros culturales de referencia de muchos países de Europa, América Latina y América del Norte.

La aplicación literaria de este método en el trabajo de paz, además, ha servido para crear proyectos propios y también con otros colectivos como la Fundación del Fútbol Club Barcelona. Y sobre él se ha escrito y se han hecho tesis y reportajes.

Pero lo más importante es que este método ha funcionado con éxito para cientos alumnas y alumnos de muchos lugares del mundo que hoy escriben mejor y entienden qué es, cómo se hace y para qué sirve la literatura de un modo más completo y personal. Muchas de ellas, de ellos, con libros publicados u obra terminada. Desde el Campus Literario nunca nos cansaremos de agradecer a estas nuevas escritoras y escritores que confiaran en nuestro método y nuestro trabajo.

El resultado de toda esta investigación son los programas literarios que enseñan a comprender, escribir y leer con libertad, autenticidad y rigor. En el Campus Lolita hemos logrado ofrecerlos a un precio honesto y tan ajustado como nos ha sido posible: porque queremos que aprender a escribir literatura sea un derecho y no un privilegio.

El Campus, además, forma parte de un proyecto global para la paz y dona un 30% de sus beneficios a la investigación y los proyectos del Colectivo FU. Y desde aquí, día tras día, celebramos que las alumnas y los alumnos además de conectar con su intuición literaria y aprender a escribir, contribuyan a hacer del mundo un lugar más pacífico y comprensivo. Su mundo de adentro y nuestro mundo de afuera.

A todas ellas, todos ellos: gracias. ¿Desean inscribirse ustedes también?

Sean bienvenidas, bienvenidos. ¡Los estábamos esperando!

Volver arriba